la guerrera | stephanie merino

arte por Hazael Aponte Solá



La Guerrera


Nací como los demás,
a excepción de mis llantos.
Esos se unían a la tormenta
que anunciaba mi llegada
o tal vez yo la anuncié a ella

Desde ese momento,
debí saberlo,
debí sentirlo.

Lo normal no sería para mí.

Después de todo,
cuando ves la magia tras lo ordinario;
la creas, por ti para los otros
y la sientes, por aquellos que la niegan…

Ella me otorgó nuevos ojos
con ellos vi,
con gran claridad,
mi mundo y el de ellos.

En mi mundo abunda la magia;
de vivir,
de crear
y de amar.

En su mundo no hay magia
sino horribles trucos.
Usan las palabras de vida para manipular,
las acciones de crear para robar esencias
y los gestos de amor para herir.

Creciendo entre estos dos mundos
me he fortalecido
y he triunfado en mis batallas.

Muy pocos saben
y demasiados son olvidados.

Tras años de cambios y aventuras.
La guerrera es acorralada por espectadores,
la miran, pero no le hablan.

La guerrera los siente
y esconde sus armas.
Intentando parecer espectador,
pero no funciona.

Su armadura pierde su brillo,
pero no es suficiente.

La guerrera no entiende por qué la miran
y reflexiona bajo las pesadas miradas.
Su única conclusión, ignorarlas.
Por un tiempo se olvida;
de los espectadores, 
de las miradas 
y de las palabras no habladas.

Estaba en su mundo
y nada de eso importaba.

Hasta que fue forzada al mundo de los otros,
las miradas se transformaron
en preguntas y atenciones, molestas.

Entonces,
la guerrera entendió.
Ella no era guerrera,
no, para ellos,
era animal exótico.

Animal,
al cual odiaban y amaban dependiendo del tiempo.

La guerrera rió por su epifanía
y dijo para sí,
“Que miren como vivo con mi magia
y destruyo su mundo de sufrimiento.”

Ella no sabía cuanta verdad
había en sus pensamientos.
Era tan animal exótico que brillaba
sin sus armas y con armadura opaca.

Marcada por su magia,
excluida por los otros
y encaminada por la grandeza.

Lo normal nunca fue opción.



Stephanie Merino es estudiante de 19 años, cursando su segundo año en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras. Pertenece a la Facultad de Humanidades bajo el programa de Estudios Interdisciplinarios cuyo énfasis se encuentra en Escritura Creativa. Le apasiona describir mundos exóticos que se transformen en poemas, cuentos e historias cortas donde los vocablos son los protagonistas.
© 2015 Convergencias Editores. Con tecnología de Blogger.