ableísmo internalizado en los comic books de Marvel y DC | [frances zapata]

by 28.11.16



(Ableísmo: discriminación contra la comunidad impedida)

 
En Necessary Evil, Marc Guggenheim señala que el rogue gallery de Batman es uno de los más impresionantes, si no el más impresionante, de los superhéroes de DC. Guggenheim asevera que muchos de estos villanos curiosamente tienen algún tipo de deformidad. Entre estos menciona a “Penguin, Two Face, Clay Face, and The Joker […] And this physical deformity drives their evil”. Además de deformidad, muchos antagonistas también sufren de algún problema mental. Tomemos de ejemplo a dos de los némesis de Batman más famosos: Harvey Dent y Joker.

En el caso de Harvey Dent, según Batman: The Animated Series, éste sufre de bipolaridad. Esto se debe a un trauma que sufrió cuando niño. Dent le dio un puño a su bully en la escuela, y pensó que lo había lastimado tanto que tuvo que ir al hospital. El bully sí terminó en el hospital pero no por el puño, si no por apendicitis. Independientemente, Dent decidió reprimir su furia desde ese momento. La reprimió tanto que desarrolló doble personalidad: el pacífico Dent, y el belicoso Big Bad Harvey.

Cuando estaba corriendo para re-elección a Fiscal de Distrito, Dent al fin aceptó su bipolaridad. Sin embargo, este se sintió abochornado por su condición y nunca le reveló a los votantes que estaba viendo a una psiquiatra. Rupert Thorne, el líder de una ganga en Gotham, se apoderó del record médico de Dent y lo utilizó para chantajearlo. Él quería que Dent le hiciera favores a su ganga cuando fuese electo. De no hacerlo, Thorne entonces amenazó con darle a la prensa el record médico para que lo publiquen. Molesto con el mafioso, Harvey decidió pelear con él y sus secuaces. En el transcurso del combate, Dent se quemó la mitad de su cara. Al ver su cara deformada, este se traumatizó y Big Bad Harvey, su segunda personalidad, finalmente tomó control total de Dent. Desde ese momento, Big Bad Harvey se bautizó como Two Face.

Concerniendo a Joker, en el comic The Killing Joke, Alan Moore escribe el posible origen de este. El villano era un ingeniero que renunció para ser un comediante. Al no tener éxito, este decidió ayudar a dos criminales a robar la planta química para la cual él antes trabajaba, y así poder mantener económicamente a su esposa en cinta. Poco antes de reunirse con los criminales, la policía le informa al ingeniero que su esposa murió en un accidente doméstico. Él entonces quiso abandonar los planes de robar la planta química pero los dos criminales lo obligaron.

Durante el crimen, el recién viudo se lanzó en un sumidero de desperdicios tóxicos para escaparse de Batman. Como consecuencia, su piel emblanqueció, su pelo se volvió verde y sus labios rojos como la sangre. Su horrorosa apariencia física y la muerte de su familia, resultaron ser demasiado para él y se volvió loco. He aquí el nacimiento del Joker. Precisamente por su historia trágica, el villano argumenta que “[a]ll it takes is one bad day to reduce the sanest man alive to lunacy”.

Los trastornos mentales de Two Face y Joker son acompañados por apariencias físicas grotescas, deformidades. Y “their physical deformity”, como bien dijo Guggenheim, “drives their evil”. Pues no es hasta que Dent se ve en el espejo que decide ser Two Face. Y no es hasta que Joker ve su reflejo en el agua que pierde la cordura por completo. Evidentemente, hay una correlación entre deformidades, enfermedades mentales y la maldad. En su libro Why I Burned my Books and Other Essays on Disability, Paul Longmore argumenta que el hecho de que los medios de entretenimiento utilicen a los impedimentos como emblemas de maldad, puede provocar que la comunidad incapacitada sea marginada: 
Giving disabilities to villainous characters reflects and reinforces, albeit in exaggerated fashion, three common prejudices against handicapped people: disability is a punishment for evil; disabled people are embittered by their “fate”; disabled people resent the nondisbaled world and would, if they could, destroy them. In historic and contemporary social fact, it is, of course, nondisabled people who have at times endeavored to destroy people with disabilities (“Supercrip: Disability, Visuality, and the Silver Age Superhero”, 57).

En un intento de incluir a una representante verdaderamente digna de la comunidad impedida, DC creó a The Oracle, aka Barbara Gordon. Su origen, curiosamente, es narrado en el mismo comic que relata el inicio de Joker. Según la historia, el villano le disparó a Gordon y la dejó parapléjica. Aunque ella tuvo que dejar atrás su vida como Batgirl, se transformó en The Oracle, una heroína que usa sus amplios conocimientos en computadoras para derrotar a villanos. Sin embargo, en el 2011, Gordon milagrosamente volvió a caminar y se convirtió en Batgirl de nuevo. Este cambio fue un golpe fuerte para la comunidad impedida, pues, según Kathleen Hawkins en su artículo “With Great Power comes Great Disability”, The Oracle era el personaje más representativo de esta comunidad.

Cabe mencionar que tanto DC como Marvel actualmente tienen superhéroes que sufren de algún tipo de discapacidad. Sin embargo, no son representaciones realistas, pues estos tienen otras habilidades para compensar por sus limitaciones. Dr. Mid Nite de DC, por ejemplo, es ciego pero puede ver perfectamente en la oscuridad. Victor Stone, aka Cyborg de DC, sufrió un accidente que lo dejó deformado, impedido. No obstante, su padre le hizo unos arreglos mecánicos y lo convirtió en mitad humano y mitad máquina. En cuanto al universo de Marvel, Prof. X es un superhéroe parapléjico, pero telepático; y Daredevil, quien se volvió ciego por un accidente, tiene función sobrehumana de sus otros sentidos y visión radar. Contrario a estos héroes, The Oracle es una representación efectiva de la comunidad impedida. Ella no posee ningún poder para neutralizar el hecho de que es parapléjica. Simplemente utiliza su conocimiento extenso en computadoras en contra de sus oponentes.

DC y Marvel, no obstante, se han tomado la tarea de representar a otros grupos minoritarios y marginados de una manera digna. Por ejemplo, Jon Stewart (aka Green Lantern) y T’Challa (aka Black Panther) representan a la comunidad negra; Héctor y Ava Ayala (aka White Tiger) son representantes de la comunidad hispana; Miles Morales (aka Spider-Man) representa a la comunidad negra y la hispana; y Katherine Kane (aka Batwoman) y Alysia Yeoh (amiga transgénero de Barbara Gordon) son representantes de la comunidad LGBT. Es más, Marc Singer argumenta que los comic books “have the potential to become perfect vehicles for exploring minority group identity” (“Borderline Cases: Gender, Race, and the ‘Disabled’ Superhero”, 87). Es por esto que hay que plantearse la pregunta de por qué la representación efectiva de la comunidad impedida es tan escaza. Evidentemente, hay que eliminar el ableísmo internalizado y crear una representación elogiable de esta comunidad, de esta minoría marginada grandemente por la sociedad. Sin duda, una representación admirable puede contribuir a crear una sociedad más justa e inclusiva.

 



Obras citadas:
Alaniz, José. "Borderline Cases: Gender, Race, and the 'Disabled' Superhero." Alaniz, José. Death, Disability and The Superhero. Mississippi: Univeristy of Mississippi, 2014. 87-115. Print.
Alaniz, José. "Supercrip: Disability, Visuality, and the Silver Age Superhero." Alaniz, José. Death, Disability, and The Superhero. Mississippi: University of Mississippi, 2014. 26--68. Print.
Batman: The Animated Series Season One. Dir. Paul Dini. Perf. Kevin Conroy. 2004. DVD.
Hawkins, Kathlees. "With Great Power Comes Great Disability." 24 June 2014. BBC News. Document. 31 October 2015.
Moore, Alan. The Killing Joke. DC Comics, 1988. Print.
Necessary Evil: Super- Villains of DC Comics. Dir. Scott Devine. Perf. Christopher Lee. 2013. DVD.








[1] Discriminación contra la comunidad impedida

palabras del paranoico | [anthony román]

by 28.11.16

Tengo pintadas las ilusiones
ópticas y pavorosa de mis líos desde los seis años.
Una encarnación rigurosa y subordinada del prejuicio
ha atacado mis temores y mi silencio.

Cuando las balas hacen música
con la sangre tosca y mástil
me hace dudar si una libertad legislara mi independencia
de pocas cualidades
como si mis palabras esporádicas
fueran algo usualmente
pasajeras e injustas como mis pensamiento
que resaltan lo bueno y lo malo
de las revoluciones olvidadas en mi memoria
y como la antorcha apagada
en las letras de un libro sin portada.

varón anticristo | [maría josé acosta]

by 27.11.16


Por cortesía a este diablo costumbrista,
le he pelado el asco a una mujer.
He atentado el deseo interminable de acostumbrarla a su silencio,
queriendo más por un segundo que por más tiempo.

Al ser su única vista a remolinos de ciudades que empalagan, la envicié,
haciendo que no salga nunca más a su balcón.
Por mí, quedó atada a solo ámbares atrás de las nubes,
donde solo da mi sol azul.

Entonces, ella viste palabras sobre una línea plana poniendo a prueba cada una,
las peina y las maquilla para luego no dejarlas salir.
Llora, se agarra y suelta pieles invisibles cuando se baña,
cifras caen en vocales de una niña sin sentimientos.

Vélala, si me lees, te dejará de pensar cuando duerma,
pues sus pupilas al cerrar solo brillan en pesadillas conmigo.
Y su pecho, si aún respira, es a causa de una brecha abismal,
donde enterré mis palabras que jamás saldrán a flote.

Ahora, si la escuchas seré yo...
Gritando sutilmente con ella aguantando, mientras me alimento de sus venas sin circulación.
Que soy quien le corre todo el cuerpo,
y le bailo la lengua cuando la besan, para que me quiera besar a mí.

Porque fui yo, y yo fui el primero entre todos,
en apelarle los sentidos y mandarla a callar sin tener que hacerlo.
Y no te apures, yo conservé las miradas que me dio, las sinceras,
entregándoselas a la tierra para cosecharme un ramo de jazmín. 

Mi edén blanco perpetuo y querido,
lleva el nombre de su única destrucción.
Letra por letra le cosí esos labios carnosos
con ramas de querer abandonarla y no querer.

Fue obsesión mía por un tiempo, ahora su obsesión soy yo,
cortando los días largos en mitad a un solo puño de horas a su estómago.
Porque la quiero débil, para mí nada más, sin rondar explicaciones 
pues como hombre, mi deber es destrozarla.

En instantes, su cuerpo exquisito guardo en mi flor,
si la piensas tuya te equivocas.
Que la piel y los ojos me pertenecen desde entonces,
y a mi jardín, le cuelgo un nuevo ramo de olores;
en nombre de mi Amor.

                                                                            -Un varón anticristo

suspendido en el limbo | [paulo a. rodríguez aponte]

by 27.11.16


Suspendido en el limbo

El desapego de ser humano me ha soterrado,
haya sido mediante la incertidumbre de caer
o el inepto padecer estelar de renovar una mente seca;
ya si la letanía de mi padecer cobrara vida, fuera pecaminoso
mas dudaría entre volcarme con el polvo dorado de mi ciudad,
o arroparme con la manchada sábana de lágrimas.

No es la muerte lo que añoro.

No es la orilla de mi vida, hacia donde deseo naufragar.

Es caminar por la acera de un arcoíris gris,
pavimentar de negro cada nube que rosa mi mejilla
y besar el cielo, porque ya el sótano terrestre lo habré desgastado con mis pasos.
Ya ni me quiero ahorcado con lianas del dulce pavor;
la necedad de alucinar hace cisnes parecer como búhos escamados
de la más maldita impudencia, ya que se revelan como serpientes con alas.

Pasarán tormentas dentro de mi naufragio mental,
las olas parecerán los más grandes maremotos de insuficiencia,
y el cubículo de mi sanidad sostendrá la frívola tentación de suspirar,
y callar por última vez.
Aquí la tregua de un bienestar será victoriosa por demanda,
a que un hemisferio torne mi pensar
a no rechazar el motivo benigno,
o que el balcón se encuentre abierto al azar una noche sin luz.

Le veré fin cuando lo saboree con mis pupilas,
y si vuelvo por suerte,
(como las casualidades son producto de los que no creen en su poder)
terminaré un poema que comience con un adiós.

[¿Y cómo vive un muerto que nunca nació?]

                                                                      —Río Piedras

pescar la sonrisa | [jeissy lee casilla molina]

by 27.11.16


Coge, destapa, hecha, cuela. Espera... Coge, destapa, pon mantequilla. Del rabo del ojo se ve una cosa, del otro rabo otra. No se da cuenta pero está en camino. Vierta el agua -- sin medida.

—A ojo mija.

La hoya en la estufa, la leche en la hoya.

—Así?

—Un poco más.

El sol deslumbra y se ve por la ventana que se sienta sobre el microondas. Se pasea en la cocina, preparando el día en una taza. El café hierve, la leche burbujea, prepara la bebida que contiene su infancia, su juventud, su adultez... su vejez. 


Mi presente. 

Aun recuerdo tal como le gusta. Término medio, como mi piel, dos azúcares; con azúcar de verdá’.

Al sentarse y beber, el primer sorbo llena tus venas y te llega hasta los dedos de los pies. Encuentras las galletas al fondo junto a la azúcar que endulza lo amargo que aun así necesitas. Y, cuando al fin se remueven los labios de la porcelana, ojos llenos de fantasía cafeína, me adornan dientes al aire y un corazón lleno de amor.

Ella no sabe, nadie sabe. 


El aroma cafetero es la silueta de la persona que más amo. 

—Uno término medio, con dos azúcares por favor.

if sin was a Ted Talk | [carlos vélez]

by 27.11.16


If sin was a Ted Talk,
would you claim for your right
to indulge in life’s cornered secrets?


As your feet swiftly caress
the recently vacuumed rug
with the burdens of well-dressed souls,
recapturing the cognitions of lucid innovation,
the gallows of freedom convert into heightened bonfires,
signaling the presence of the repressed.

The witches that were once burned into stakes
now channel through the minds of young heretics
with the single flick of a slide.


Ablaze are the oaken ashes that once served as anchors
for the ships about to sail through bright days
and storming all-nighters.


You see, 

being sleepless with a purpose
is more sound than numbing yourself with tiring convictions.


Conviction is nothing but plagiarized consciousness
scavenging through existential wounds,
in order to harbor the banquets reserved for the holy wealth.


“In Godamn, we trust.”

The rounds of applause invite you
to the realms of harvesting selves.


You transcend into constant creations and communal photosynthesis.
At last, you can breath again.
The century-old echoes kept you too long under sacrilegious seas.
At last, you embody power and movement,
and once again, you regain your integrity.

On whole-intervals the words glisten upon hungry curiosity.
In spires, the white grails are served with
the body and blood of reason.


The paradigm shift is inevitable.


The golden chair shall be usurped in ways
reminiscent of familiar hymns.

If sin was a Ted Talk,
then you might’ve just understand.

heart as black as a crow (2AM story) | [glorinel oquendo pagán]

by 27.11.16



I can feel the crows stare even with my eyes close. A black crow never lies down when a black heart beats louder than its cries. My grandma taught me that. She believed that crows as black as night were a death sentence for those who had nothing but darkness in their minds and poison in their hearts. 

I remember the first time I saw the crow. It feels like a lifetime away and it was just yesterday, but I had seen how minutes could feel like hours so why can’t a day feel like the infinite. 

 I try to pinpoint to the exact moment when I turned cruel, but it wasn’t a moment but a constellation of them. And like a constellation is built of stars that define it, I’m built by moments that define me and sadly most of those moments weren’t my greatest. It’s funny how you don’t realize the consequences of your actions until you’re too late.

I like to think of myself as a law of physics, as an object of movement, as a hurricane. I like to blame it on science, an object in motion should stay in motion; a hurricane should blow anything in its path. Isn’t that why hurricanes have human names, because we have the same effect?

The crow cries and I’m running out of time. I lay flat on my back feeling the wetness of the glass and the wind as it rustles my hair. I open my eyes and stare at the crow evenly, he may be the death of me but I won’t cower from him. When I first saw it yesterday at dawn I thought it was a regular crow, but then I noticed the oddness of its color, how it seems to follow me like my own personal shadow and how nobody else could see him but me. Things seemed to get odder as the day grew darker. I started having a series of d
éjà vus as the day looked like a repetition of past mistakes. 

Or… not exactly a repeat, but a rewind. 

A moment that may have seemed perfectly back then but now seen in a new light was like staring at it backwards through a mirror and it all seemed wrong. 

My life seemed wrong. 

I wonder if this was how the Queen of Hearts felt when her parents disowned her for her cruelness.

I think about how the things that pleased me last week didn’t seem to please me yesterday. How making someone miserable didn’t make me laugh or feel better about myself and, again, I wonder when did I lose my way so badly that before yesterday my aim in life was to make people feel like they were beneath me. 

The crow cries again. I jump to my feet and run as fast as I can. 

I deserve some gray colors before the crow cries louder than my black heart.

Y | [tatiana gonzález]

by 26.11.16

Aquí estoy calculando la circunferencia de un cuadrado
mientras vuelo en un segundo por las estrellas que no hablan.

Ay, sí las estrellas se representarán en sonidos— agudos— bemoles— sostenidos—
Aquí estoy viendo si aún queda algo vivo en el intento del silencio.

No veo, tiemblo— porque el túnel está lleno del chocolate que me niegan 1 vez al mes— chocolate que se expande en texturas de almendras , sal de mar, arroz con habichuela y wasabi, que vuelve a ser chocolate vomitado por mi lengua ...

Ay puñeta— este maldito cuadrado que rechaza las hipotenusas y catetos porque en algún momento quiso ser inferido— esfera retorcida— infinita— el punto de origen que se repiensa a si mismo como el axioma incalculable de lo insípido.

Nunca aprendí a sumar— me faltaban los dedos completos que tienen la capacidad de calcular el sentido.

Me miró al espejo— casi nunca logro hacerlo sin empezar a añadir todas las pertenecías que me pertenecen y fueron espantadas por una conjunción.

Una Y griega—

jodia hija de puta, maldita Y griega que saltó dos casas más abajo por no tener la dirección correcta en el GPS y llegó antes de los nueve meses al vientre de mi madre.

Maldita sea.

Circunferencia estática chocando con LAS cuatro esquinas de este cuerpo que no es mío— y lo desecharía en una estela para que se convirtiera en una resta de átomos que rebotan y se repiensan por puro instinto de (tr)a(ns)gresión.

A veces pienso que esta es la única manera de SER— que puedo ser la circunferencia de un cuadrado que no se conforma con la configuración (anti)natural de sus líneas / un cuadrado que por miedo a doblarse en grados, en 360 espacios represivos termina siendo la caricatura de sí mismo desde un gemido.

Cómo. Me. La. Sacooooo

DÍGANME
cómo LA rompo.

Me arranco a jirones
esta piel que alguien dijo que me pertenecía por ausencia de una doble XX— 
por la interrupción de una PUTA «Y» griega envidiosa que decidió suicidarse 
(y a mí con ella) en el núcleo de mis células.

No puedo tocar el piso— floto PUÑETA— porque es la única manera de transitar en otra órbita—otra. Dimensión— otra realidad que veo como una jodía novela que pasan a las 3 de la tarde 
en casa de abuela, siempre pendientes de taparme los ojos porque eso son cosas de nenas.

Si tuviera corazón lo regalaría— lo único de mí que funciona como prueba de que estoy viva más allá de los artículos omitidos en femenino que suspiro tarde en la noche como una confesión al único universo que me escucha en esta frecuencia de chillidos inaudibles. 

Ese segundo entre las estrellas TIENE que ser eterno— infinito—
sin entrada ni salida.

Porque regresar me explota el himen que nunca he tenido pero es MÍO— COÑO QUE ES MÍO— 
es sangre coagulada— sangre violeta que sale en cantos parecidos 
a un bistec que se cuela en una sopa.

Saaaaaannngreeeeeeeeee

Que me lleve a renacer de un vientre estéril— para que escupa esa puta cabrona «Y» griega— 
para poder resignificarse desde el amor incondicional así de eterno e infinito como mi segundo en el universo que no me expectora como una aberración abnegada.

Saaaaaannngreeeeeeeeee


Quiero mancharme
que me brote de entre las piernas—

Saaaaaannngreeeeeeeeee 

que me haga parir el tigre que tengo atascado en la garganta.

Algún día naceré en la circunferencia de un cuadrado.

Me dejarán nacer—
me permitiré nacer—
fuera de mi segundo interminable en las estrellas
fuera del espejo donde el humo flota hacia la izquierda 
escapando la «Y» griega
me baja de la fantasía
que me modifica de un él a un LA en mayúsculas.



© 2015 Convergencias Editores. Con tecnología de Blogger.